La fabricación de la puerta blindada.

La fabricación de la puerta blindada

Todos sabemos que la principal ventaja de una puerta blindada es impedir los robos gracias a su cerradura integrada, que hace imposible la apertura con taladros o ganchos.

Esta seguridad se refuerza gracias a unas bisagras y un sistema de bloqueo el cual se fija al marco.

Las llaves, fabricadas a medida son muy difíciles de copiar, además de proporcionarnos un excelente aislamiento acústico y son altamente resistentes al humo, fuego, gases y al calor en comparación a las puertas de madera sencillas.

Otra ventaja que estas puertas blindadas poseen es su precio, ya que son más económicas que las puertas acorazadas.

Pero, ¿cómo se fabrican estas puertas?

Comienza con la construcción del armazón estructural, siendo confeccionado con caños de acero normalizados de la más calidad.

Las chapas de acero que se usan para la construcción de estos caños poseen un espesor de 1.60 mm y la cantidad de estos caños pueden variar entre 5 y 7 verticales, dependiendo del ancho de la puerta.

El esqueleto o estructura es la parte más esencial, la misma construida con materiales normalizados SAE 1024 de gran calidad.

Las costillas de acero se diferencian de las demás ya que no poseen soldaduras, por lo que soportan un mayor grado de torsión.

Las barras de acero macizo completan el enrejado interno y traspasan horizontalmente a toda la puerta, lo que proporciona mayor seguridad y rigidez.

Estas barras disponen de acero con una alta cantidad de carbono, el cual se une a la estructura mediante soldaduras. Además, permiten soportar el forzado de las puertas blindadas. Estas barras se instalan donde se realiza mayor fuerza.

Las puertas blindadas, poseen en su interior distintos materiales como vidrio mineral o lana volcánica mineral, el cual ofrece a la puerta un resguardo ante cualquier inclemencia.

A continuación se procede colocar las chapas de acero en ambos lados del armazón. La unión de las chapas se realiza a través de la soldadura y la separación de estas no supera los 8 cm.

Las chapas de acero se proceden a colocar en la parte delantera y trasera las cuales se unirán mediante una soldadura en frio por un profesional.

Tras esto, se procede a instalar el sistema de seguridad, dependiendo de la cantidad de llaves que necesite el cliente.

Ya sean cerrojos o cerraduras, estos tienen barrales móviles por los cuatro lados de la puerta y todos accionados por una sola vuelta de la llave.

Esto depende del sistema de seguridad que el cliente elija, ya que existen sistema con 6, 9, 12 y 13 barrales.

Existen multitud de terminaciones que se pueden aplicar a una puerta blindada, como pintada con base impresión y pintura sintética o madera enchapada de roble, haya, o caoba, y terminaciones con dibujos en madera, esto depende de la elección del cliente.

Este tipo de trabajo suelen ser realizados en casas que disponen de puertas con el mismo diseño o portones.